martes, 20 de abril de 2010

Barrio resucitado.












El Museo de Arte Popular
Hace poco visité el nuevo Museo de Arte Popular en la ciudad de México (Independencia y Revillagigedo), en verdad no es tan nuevo, recién cumplió 4 años en otra sede, pero por años estuvo en un viejo templo en Avenida Juárez frente a la Alameda Central. El antiguo museo era pequeño, sencillo y poco atractivo; recuerdo haberlo visitado un par de veces y apenas alcanzo a recordar un gran mural con el mapa de nuestro país y sus artesanías en él. El nuevo museo es por mucho mayor, en un lugar excepcional y con una grande y magnífica colección muy bien exhibida. El actual recinto fue originalmente la estación central de policía y bomberos, construida en el año 1928 en un discreto estilo Art-decó. Recuerdo como ese edificio estuvo por años pintado en un serio color gris oscuro; ahora destaca entre los modernos edificios de la zona por su anacrónica belleza y llamativo color blanco. Toda esa zona entre la Alameda y la calle de Independencia sufrió severos daños en el terremoto de 1985. A la vuelta de la esquina estuvo el Hotel Del Prado, un poco más allá el Hotel Bamer, luego edificios de la Secretaría de Marina. Estas construcciones fueros destruidas paulatinamente y la zona se encuentra renovada y llena de vida una vez más.
A un costado de la entrada está la tienda del museo, ahí se ofrece una amplia colección de artesanías de diversas partes de México; arte popular de variados precios y calidades. En el gran patio central, ahora techado por moderna estructura, se montan exposiciones temporales y luce radiante la arquitectura del edificio. La distribución de las piezas de arte popular es por género y no por origen. Hay magníficas piezas contemporáneas y de antaño. Es todo un placer revisar en un breve recorrido los principales tipos de arte popular de nuestro gran país, además de apreciarlo en piezas de gran calidad. En una mañana se puede recorrer y disfrutar este hermoso resumen artístico.
En la misma calle de independencia, en el número 64 a unos metros del museo, se encuentra el establecimiento Libros Selectos, Modesto Vázquez García. Hay librerías más grandes y mejor surtidas, pero este particular negocio ofrece obras poco comunes. Hay en sus vitrinas cerca de treinta o cuarenta títulos sobre la Alemania Nazi, mas no las obra más conocidas. Ahí se exhibe y vende la controvertida obra Derrota Mundial de Salvador Borrego. Me imagino que la mayor parte son obras publicadas en España. Hay también bastantes libros sobre la Segunda Guerra Mundial y la Revolución Mexicana.


Si después de una larga caminata por el arte popular de nuestro país y una búsqueda de libros se tiene apetito; a sólo cien metros del museo, en el número 87-A de la misma calle de Independencia, está la tradicional tortería La Texcocana, fundada en 1936. Este establecimiento se ha mantenido no sólo funcionando sino en el gusto de los mexicanos por setenta y cuatro años. Sus tortas son pequeñas, por lo que se pueden comer dos o tres con diferentes ingredientes. La especialidad son las tortas de bacalao y las de carnitas, pero también se ofrecen de paté, sardinas, pastel de pollo, aguacate, queso amarillo, queso blanco, queso de puerco y jamón. Y si las tortas no son su idea de cerrar un magnífico día, a unas dos cuadras del museo está el barrio chino de la ciudad de México (Dolores e Independencia) con innumerables restaurantes de comida deliciosa, abundante y barata.

No hay comentarios: