lunes, 11 de junio de 2018

Delizioso grano!

Fideos chinos


No todo es arroz en China


La pequeña Italia.
La comida mexicana tiene como base aquellos ingredientes originarios de nuestro territorio, como maíz,chile, frijol, aguacate, calabaza, nopal, jitomate, tomate verde, cacao, vainilla, aguacate, mamey, zapote, tuna o pulque; pero desde tiempos de la conquista se han agregado otros ingredientes que ya forman parte de nuestros diarios alimentos, como trigo, arroz, res, cerdo, pollo, azúcar, cebolla, ajo, naranja y el tan importante limón.  El arroz de origen asiático tradicionalmente es el segundo de cuatro tiempos en la comida mexicana: sopa aguada, sopa seca (casi siempre arroz), guisado y postre. Hay incluso un arroz a la mexicana, preparado con jitomate y algunas verduras. Otro ingrediente ya plenamente integrado e importante es el trigo, que aunque el pan nunca ha podido sustituir a la tortilla de maíz como nuestro alimento fundamental, está presente en el pan salado como bolillos, teleras o virotes, en el tan popular pan de dulce, en las tortillas de harina y quizá en la forma más importante de comer este cereal, en pasta. Esta forma de preparar el trigo tan asociado a la comida italiana, pero también preparado en Asia, es ya un elemento muy importante en la comida mexicana. La pasta (harina de trigo, huevo, sal y agua) está en muchas formas en las sopas mexicanas: letras, munición, estrella, corbata o moño, fideo, codito, tornillo, pluma, engrane, almeja, ojito, caracol, lengua, tallarín, cabello de ángel… También se come como sopa seca, principalmente como espagueti. Los mexicanos comemos constantemente pasta, en muchas sopas aguadas y también como sopa seca en lugar de arroz. Aunque la pasta es una, las formas de prepararla son cientos; entre la pasta mexicana, la italiana y la china o japonesa hay grandes diferencias. Es por eso que los mexicanos con gusto visitamos lo mismo restaurantes chinos que italianos para comer pasta en formas tan diferentes a las que consumimos a diario en casa.

Fideos japoneses



Pasta e fagioli, sencillo pero muy bueno

Toda la que puedas comer en martes


Lasagna di verdura


En el centro de Querétaro en la tan visitada calle de 5 de mayo (número 100, casi frente a  la cenaduría Blas), hay un buen restaurante de comida Italiana. El lugar se llama La Piccola Italia y ocupa una antigua casa que con algunos muros en piedra y vegetación le dan un aire mediterráneo al lugar y lo hacen muy acogedor.  Se ofrecen ensaladas, pastas, pizzas, postres y vino.  La diversidad de platillos es uno de sus atractivos con casi 15 tipos de pasta y 20 variedades de pizza. El tipo de alimentos y el lugar se prestan para una lenta comida en compañía de la familia o los amigos. Los lunes hay promoción en pizza y los martes los tragones adolescentes o mayores pueden comer cuanta pizza puedan por ciento cuarenta pesos (mayo 2018), con el agua incluida. Los precios son razonables, hay wi fi (eviten usarlo) y un muy buen servicio.  

Tiramisu





domingo, 15 de abril de 2018

Colombia en Querétaro.



Que Bacano!
Una de las más lamentables características culturales de México es su pobre relación con los demás países latinoamericanos. Casi todos los mexicanos conocen mucho más las características e historia de Estados Unidos o Europa que de cualquier país latinoamericano, inclusive de nuestro vecino inmediato Guatemala. Quizá la excepción a esto sea Cuba con la cual hemos mantenido una cordial y constante relación política, económica y cultural desde la época colonial. Ya desde 1906 en el Porfiriato, ante esta penosa situación el programa del Partido Liberal Mexicano proponía “establecer lazos de unión con los países latinoamericanos”, pues este asunto sigue pendiente. Muy poco conocemos de historia latinoamericana más allá de nuestras independencias, pero cuando la conocemos o nos encontramos, nos sorprende la gran cantidad de coincidencias históricas y culturales que nos hermanan. Sí, hay variantes en nuestro vocabulario, gastronomía, música o geografía, pero es mucho más en lo que coincidimos. Deberíamos voltear los ojos y buscar relaciones en el sur y no con el norte, como ya lo hacemos en exceso tristemente.  Quiero pensar que esto no sucede entre los demás países latinoamericanos que se relacionan y tratan más, incluso mantienen históricas rivalidades. Además la presencia de hermanos latinoamericanos en México no es uniforme, de siempre como ya se mencionó ha habido infinidad de cubanos en México, se nota también la presencia de Argentinos, en los años setenta tuvimos una fuerte inmigración chilena tras la caída Salvador Allende y aunque sabemos de centroamericanos en el país, van de paso hacia Estados Unidos. Estoy seguro que ciudadanos de todos los países latinoamericanos viven en México, pero que muchos apenas se notan o se diluyen entre los mexicanos, otros son numerosos o por sus características se notan más, como los argentinos. La gastronomía es otra manifestación de la presencia extranjera, pero por muchos años apenas recuerdo restaurantes de comida argentina y algunos de carnes al estilo brasileño. La globalización nos ha acercado a países más remotos y casi todos conocemos más de la comida china, japonesa, italiana, española o del medio oriente que la de cualquier vecino centroamericano o suramericano.








Es precisamente por todo esto que me da mucho gusto saber de un restaurante colombiano en la ciudad de Querétaro. Espero que su presencia nos haga cada día relacionarnos y conocer más a Latinoamérica. Es curioso que Colombia que parece estar alejada a la distancia de cinco países o del subcontinente centroamericano, alguna vez tuvo frontera con México. Cuando la Nueva España se independizó en 1821, la Capitanía General de Guatemala, que luego se separó en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, también se declaró independiente y se unió a la naciente nación mexicana. Nuestra frontera sur fue efímeramente vecina inmediata de Panamá, que en ese entonces era una provincia de la Gran Colombia. Esta frontera común duró meses apenas, pues Centroamérica se separó de México al nombrarse Iturbide emperador en 1822. 


Bandeja Paisa




El restaurante Que bacano (expresión colombiana equivalente a un que padre o que chido) se encuentra en la calle del 57 número 23, justo a un lado de los conocidos tacos del 57. Tiene cerca de un año de haber abierto, pero muy recientemente llegó a esta ubicación. Ahora los queretanos tenemos una oportunidad de conocer la comida de este hermano país y en general los sabores e ingredientes de la zona del Caribe. Algunos de sus ingredientes son curiosamente los mismos de nuestra comida diaria, pero preparados de alguna forma que les da un sabor diferente y sorprendente. Otros platillos tienen ingredientes poco comunes en México y vale la pena descubrirlos. Hay entradas, platos fuertes, interesantes bebidas, ricos postres y por supuesto café colombiano. El restaurante ofrece también a la venta productos de este país para llevar a casa, como galletas, dulces o ingredientes para preparar este tipo de comida. El menú es muy amplio e incluye platillos como la Bandeja Paisa, patacón, sancochos, arepas, morcilla, sobrebarriga, mondongo, ajiaco y más. El restaurante es un negocio familiar, ofrece un servicio de primera, tiene deliciosa y honesta comida a precios razonables. El lugar está hermosamente decorado con objetos típicos de Colombia y un muy atractivo mural. Deja ya las hamburguesas, las pastas, las pizzas, la comida china o el sushi y ven a descubrir los sabores e ingredientes de la gastronomía colombiana. 



Sobrebarriga a la criolla

Arepa con chicharrón

Morcilla con yuca

Arepa de huevo

Orden de empanadas

Pastel de pollo



Flan de maracuya
          



miércoles, 4 de abril de 2018

Relájate en Pozos o con lavanda



Hace aproximadamente una década conocí el Mineral de Pozos en el estado de Guanajuato, la pequeña población tenía un aire a rusticidad y de lugar donde el tiempo se detuvo, como muchos otros pueblos mineros que agotaron su riqueza. La aridez de la tierra agregaba todavía un mayor aire de melancolía al lugar. Bueno pues de esos años a la fecha Pozos se ha empezado a desarrollar como un atractivo turístico importante de la región. El gobierno del estado de Guanajuato y el capital privado aceptaron el reto de convertir a este viejo pueblo minero en un atractivo turístico importante, al aprovechar las por mucho tiempo ruinas de edificios, haciendas y minas para establecer un muy especial lugar de descanso familiar. En el año de 2012 Pozos recibió la categoría de Pueblo Mágico y día a día se desarrollan o mejoran sus atractivos.

Uno de los caminos que llevan a Pozos

Ruinas mineras

Antigua hacienda de beneficio




A inicios del año estuve ahí en una muy breve visita y supe de una pequeña granja en las afueras de la localidad donde se cultiva y procesa la lavanda (lavender en inglés). El nombre me trae recuerdos de antiguas peluquerías o de económicas lociones que conocí en mi infancia. Años después aprendí que esta hierba tiene poderes calmantes o relajantes e incluso conocí la hermosa planta de azules y abundantes flores (tengo un gran seto al pie de mi ventana). Decidí regresar a visitar el lugar pues había comprado pequeños frascos de esencia de lavanda, pero con origen en Croacia o Canadá. El complejo agrícola se llama Lavendar (sic) Farms of Pozos pues al parecer en algún tiempo la dueña y fundadora fue norteamericana.  La granja no es muy grande pero produce esencias y otros productos no sólo de lavanda, también de salvia, romero y grosso (una variedad de lavanda). Tienen una pequeña tienda donde ofrecen esencias, jabones, bolsas con flores para infusiones, sachets o bolsitas aromáticas y más. Los trabajadores le pueden dar a uno un recorrido por la granja y amablemente contestan cualquier pregunta al respecto del cuidado de las platas o los procesos de elaboración de productos. Debo decirles que me advirtieron que mi visita en marzo fue en el peor tiempo del año, pues por la poca agua disponible los jardines estaban a su mínima belleza, pero que si volvía en mayo o junio me sorprendería de la exuberancia de las plantas y de su aroma. Así que si el lugar les parece bello en las fotografías que se presentan, imaginen una belleza todavía mayor en otras épocas del año. Por supuesto que tengo pensado volver en época de lluvias. La visita es muy interesante pero breve, no más de una hora, pero puede uno quedarse a disfrutar el bello jardín por un buen rato a la sombra de un huizache. Esta granja se agrega pues a los crecientes atractivos turísticos del Mineral de Pozos, que también pueden ir a conocer antes de que se llené de turistas como muchos otros lugares.





Planta de lavanda


Salvia

Difícil agricultura en el semidesierto

Lavanda con un poco más de agua

domingo, 1 de abril de 2018

Crea tu oasis queretano.







El Mercado de las Flores
La ciudad de Querétaro se encuentra dentro de la región del estado llamada el bajío queretano, su temperatura es algo calurosa, más no es tan seca como la región del semidesierto. El agua no es abundante y como en muchos otros lugares del país podríamos decir que apenas suficiente. En los alrededores de la ciudad podemos ver la flora oriunda compuesta de huizaches, mezquites, garambullos, órganos, nopales y magueyes; lo cual muestra que el agua no es mucha. Pero tanto en la ciudad como por todo el estado muchas personas gustan de cultivar y disfrutar pequeños jardines con plantas de regiones con mayores lluvias. Aunque sea en el llamado semidesierto, es posible ver alrededor de muchas casas, árboles de granada, durazno, manzana, higo, guayaba, limón en pequeñas huertos bien cuidados y regados. Árboles y plantas embellecen y alegran nuestra vida, mejor todavía cuando esos árboles son frutales y disfrutamos su rico alimento.













Todos podemos disfrutar la belleza vegetal ya que en la ciudad de Querétaro es posible conseguir todo tipo de plantas de ornato o árboles frutales en el llamado Mercado de las Flores. Todo lo que necesites para construir tu oasis lo puedes comprar en la calle Luis M. Vega, entre el panteón municipal y la carretera federal 57. El lugar fue recientemente remodelado y es ahora más grande, lleno de luz y con un amplio estacionamiento. En decenas de puestos puedes encontrar todo tipo de plantas de ornato, árboles frutales, cactáceas, suculentas, macetas, tierra, piedras de mármol, tezontle, pasto en rollo, abono, plaguicidas y mucho más. Los precios son módicos y como en muchos otros mercados, se puede regatear. Algunas de las plantas y árboles son traídos desde viveros del estado de Morelos o de Xochimilco. Ofrecen una gran variedad de frutales: guayaba, olivo, capulín, naranja, limón, granada, naranja china, higo, carambola, mango, ciruela… Además muchos de los pequeños árboles han sido injertados y a pesar de no rebasar el metro y medio de altura ya tienen sus primeros frutos y no hay que esperar años después de plantados para cosechar. Pasa dos minutos menos en la regadera, lava menos seguido tu auto y utiliza esa agua para llenar de vida y belleza tu hogar.  

Gran variedad de cactáceas





Un T-Rex en tu jardín

Charro y caballo